LA ROPA VINTAGE ES CALIDAD Y SOSTENIBILIDAD

La calidad de la ropa vintage simplemente no tiene comparación con las prendas que se producen en la actualidad, a excepción de las diseñadas por firmas de alta costura. Antes la ropa se hacía para durar. Antes del boom del poliéster, cuando este se convirtió en el rey allá por los años 70, la ropa se diseñaba primando la calidad sobre la cantidad y esto se refleja en la multitud de detalles de las prendas de la época (costuras, botones,dobladillos…)

Se considera ropa vintage a la producida desde la década de 1920 hasta finales de los años 90, aunque hay muchas prendas de principios de los 2000 que se consideran como tal, sobre todo si son de diseñadores famosos. Actualmente hay un público muy entregado a la ropa de los años 80 y 90 ya que las tendencias actuales evocan a ese estilo.

Si vistes una prenda vintage además de la calidad te aseguras de que va a ser única y con historia, nadie más que tú va a llevar esa misma prenda, es una forma de llevar una pieza exclusiva,  y de desmarcarse del resto. 

Moda sostenible, llena de personalidad, exclusiva y de calidad: es moda vintage.  La ropa de segunda mano ya ha sido fabricada por lo que su reutilización no consume más recursos que los que se necesiten en el proceso de limpieza de la prenda.

La ropa vintage cumple con las 3R: reducir, reutilizar y reciclar. Huir de la producción en masa de la industria textil significa ser más justo con las personas y con el medio ambiente ya que esta se ha convertido en la segunda industria más contaminante del planeta por detrás del petróleo.

Nos gusta la moda  pero no queremos que esta explote a las personas ni destruya nuestro planeta. Tampoco nos gusta la necesidad que se nos ha ido creando en los últimos años de “comprar por comprar” para luego no utilizar gran parte de las prendas pasados unos meses porque se han pasado de moda… 

Se ha pasado de consumir dos colecciones al año, la de primavera/verano y otoño/invierno a renovar casi todas las semanas vestuario con la llegada de nuevas prendas a los escaparates. De esta manera creemos que se infravalora la ropa, cosa que no ocurre con el vintage, ya que damos una nueva vida a prendas que aún tienen mucha historia que contar aparte de la que ya traen consigo. Así el viaje continúa…https://smoda.elpais.com/moda/actualidad/historia-nacimiento-ropa-vintage/ https://cabracadabravintage.com/entrada-de-prueba